Desde tiempos muy remotos, la humanidad ha sentido la necesidad de proteger sus bienes ante los delincuentes, es por ello que siempre ha ingeniado mecanismos de seguridad, hoy conocerá el nacimiento del uso de las cerraduras, así como su evolución hasta la actualidad.

 

El origen del mecanismo de seguridad

Desde hace muchos años, el ser humano han sentido la necesidad de fomentar un ambiente seguro para sí mismo y su familia, es por ello que los primeros mecanismos de protección fueron creados con madera y piedras, con la finalidad de impedir el paso a aquellas personas que no eran bienvenidas.

Con el transcurrir del tiempo las personas incrementaban sus bienes, es por ello que los amantes de lo ajeno ansiaban tanto poder entrar a las casas y adueñarse de estos bienes, lo que obligó a los dueños de las casas a ingeniar maneras de dificultar el acceso de los bandidos a sus hogares.

 

La civilización egipcia, marcó la diferencia en la cerrajería

A lo largo de la historia, la civilización egipcia marcó una diferencia en el desarrollo de sistemas de protección de los bienes de cada persona.

Posteriormente aparecieron otras civilizaciones, como es el caso de los romanos, quienes crearon y mejoraron las diferentes obras de artesanías que protegían sus pertenencias, ya que contaban con mecanismos muy sencillos que limitaban el acceso de extraños a los bienes de valor.

Continuando con la evolución de la historia de las cerraduras, en Inglaterra durante el siglo XVIII aparecen los primeros mecanismos de protección creados en serie, también aparecen los primeros profesionales en cerrajería, sin embargo en el año 1851 destaca la llegada de un cerrajero conocido como Alfred Hobbs, quien afirma su capacidad de abrir cualquier cerradura de origen inglés.

 

Desde el siglo XVIII hasta la actualidad

A partir del siglo XVIII, el arte de la cerrajería no ha dejado de avanzar, nacen las cerraduras mecánicas sencillas, posteriormente se fueron mejorando los sistemas de bloqueo.

Incluso lograron solucionar los problemas comunes que se presentaban a las personas que contaban con cerraduras para proteger sus propiedades, como atascamientos del mecanismo de la cerradura, lograr abrirlas sin necesidad de una llave, por mencionar algunos ejemplos. De esta manera fue como el oficio del cerrajero comenzó a ser reconocido y muy respetado hasta la actualidad.

Posteriormente aparecen las primeras puertas blindadas, cuyo sistema de cerraduras fue excepcional. Pero la evolución de las cerraduras no queda estático en esta creación, apareciendo las primeras cerraduras electrónicas.

Algo que años atrás no se podía imaginar, lograr abrir cerraduras sin necesidad del uso de una llave. Las primeras cerraduras electrónicas requerían el uso de una tarjeta magnética.

Posteriormente estos sistemas se hicieron más sofisticados, apareciendo las cerraduras electrónicas que requieren introducir una clave de acceso, otras son un poco más avanzadas y se desbloquean con la huella digital de cada individuo autorizado.

Incluso existen cerraduras electrónicas, cuyo sistema es tan avanzado que permiten su desbloqueo con una señal a través de la red WiFi.

Como se puede apreciar, a lo largo de la historia el hombre se ha encargado de mejorar los métodos de protección de sus bienes, valiéndose de los avances tecnológicos cuyas novedades aparecen cada día.