Luego de que tenemos unas merecidas vacaciones, hemos llegado a casa para reanudar nuestras actividades y nos damos cuenta que la casa no está como la dejamos, o que la puerta principal estaba abierta. Es complicado estar en esa situación teniendo o no un seguro, pero ante esta se tienen que tomar ciertas medidas para que el proceso sea más fácil.

  • Llama a la policía

Si vas entrando a la casa y notas que la puerta está abierta entonces es necesario que llames a la policía porque puede ser que los ladrones aún se encuentren en tu vivienda y puedan ocurrir otros eventos desafortunados. Lo mejor es que esperes a que lleguen y así proveerlos con toda la información que puedas. Lo que hiciste antes de irte de casa, si tienes un sistema de alarma, si tienes mascotas, hace cuánto tiempo dejaste la casa, y ese tipo de preguntas para poder recabar la mayor información posible y buscar las evidencias.

  • Evita destruir evidencia.

Cuando te des cuenta de una situación como esta intenta no mover nada, puedes estar interrumpiendo con la investigación si mueves algo que puede ser tomado como evidencia y que luego ayude en la investigación. Es mejor dejar las cosas como están y esperara pacientemente a que la ayuda llegue.

  • Revisa qué han robado.

Luego de ya poder ingresar a la casa tienes que investigar minuciosamente todos los rincones de la casa e ir anotando en una lista las cosas que no están. Recuerda la joyería, lo que dejaste en casa, documentos personales (En este caso tienes que hacérselo saber a la policía inmediatamente), entre otros. La lista tiene que ser lo más completa posible porque de seguro que en tu compañía de seguros te lo pedirán. Una cosa muy importante es que si tienes facturas o documentos que den soporte a los objetos que fueron robados, adjuntes cada uno de ellos a la lista para agilizar el proceso. Llama a un cerrajero de urgencias para que cambie las cerraduras e instale mayores medidas de seguridad.

  • Realiza la denuncia pertinente.

Es necesario que luego del robo vayas …