Los trabajos de cerrajería ameritan que sean usadas ciertas herramientas manuales y eléctricas, que faciliten la manipulación de los puntos de accesos.

Cuando los cerrajeros se deciden a realizar la apertura de una cerradura, agotan cualquier recurso y la implementación de técnicas para evitar dañar del todo la pieza.

Usar métodos agresivos contra u cierre solo es justificable cuando la cerradura ha sido dañada por agentes externos o por el riesgo de muerte o accidente de una persona atrapada, por el impedimento para salir del lugar de manera inmediata por factores de incendio, o fenómenos naturales.

Un profesional siempre optara por aplicar métodos de aperturas que restablezcan el orden del lugar sin tener que romper un bien como una cerradura. Cuando la situación amerita que sea rápido hay herramientas como los taladros o extractores que pueden usarse por los cerrajeros para que cerradura ceda en minutos.

Procedimientos técnicos

El usos de taladros o extractores, son métodos que son usados por cerrajeros pero lamentablemente también son usados por delincuentes cuando las condiciones están dadas para generar ruidos y se posee un tiempo para poder usarlas sin ser captados infraganti.

Los taladros se usan para romper sin remedio el cilindro de una cerradura, este procedimiento genera ruido y es agresivo con los productos de cerrajería. Un taladro también puede ser usado para debilitar una sección de los marcos de la puerta para evitar dañar la cerradura y alcanzar los pestillos e anclaje.

O por el contrario, las bisagras que pueden lograr desarticular la puerta en su totalidad. Un taladro es una herramienta indispensable para los cerrajeros el raval, este no se usa solo para aperturas, sino que es esencial en la instalación de cerraduras, complementos de puertas, elementos de seguridad, como cámaras, cerrojos, cierra puertas, manillas entre otros.

Los extractores si son herramientas que tienen una función particular cuando se desea arrancar una cerradura. Esta es un instrumento que es usado por delincuentes, afortunadamente los fabricantes de cerraduras han atacado la vulnerabilidad, modificando su diseño y disminuyen el riesgo de ser extraídos.

Métodos de robos

Los delincuentes no escatiman en procedimientos y en la obtención de instrumentos para lograr sus objetivos delictivos. Un ladrón no se detiene hasta conseguir llevarse un bien ajeno, ni por limitaciones de espacio, de fuerza, de habilidad o de tiempo.

Para usar un taladro o un extractor, como medio para conseguir abrir una puerta de manera ilegal, debe estar las condiciones dadas para ello. Estas condiciones son:

  • El inmueble estar en absoluta soledad
  • Posibilidad de generar ruidos sin ser percibidos por vecinos
  • Cerraduras con cilindros sobresalientes y de materiales débiles
  • Posibilidad de obtener corriente eléctrica.
  • Estructura que facilita que se escondan los intrusos al frente sin ser percibidos

Estas son las debilidades en las que deben trabajar los propietarios conjuntamente con los cerrajeros para evitar ser víctimas de los vándalos.

Cerraduras anti taladros

En el mercado, existe una variedad de marcas de cerrajería que incluyen en sus catálogos cerraduras con características, anti ganzúas, anti taladros, anti mordazas, antiBumping y con detectores de presencia que actúan como elementos disuasorios ante un delincuente habilidoso.